Cambio domicilio social de las empresas

¿Cómo afecta el cambio de domicilio al día a día de las empresas?

En las últimas semanas han sido noticia las empresas que están cambiando de sede social a causa de la situación política en Catalunya. La economía es sensible a situaciones que puedan suponer una desestabilización y de ahí que muchos negocios se hagan este planteamiento. Pero ¿Qué relevancia tiene un cambio de sede para una empresa?

¿Qué es el cambio domicilio social de las empresas?

En primer lugar,  hay que distinguir cual es la diferencia entre sede social y domicilio fiscal en una empresa:

Domicilio Social: Solo las personas jurídicas tienen un domicilio social, se encuentra regido por La Ley de Sociedades de Capital, se trata del lugar donde se desarrolla la actividad comercial de la empresa.

Domicilio Fiscal: Lo poseen tanto las personas jurídicas como las físicas, está regido por La Ley General Tributaria, no es de conocimiento público, ya que se trata del lugar de referencia para las relaciones entre el sujeto pasivo y la Hacienda.

Frecuentemente ambos domicilios suelen coincidir, pero ello no implica que necesariamente deba ser así. Los dos deben comunicarse tanto a la Administración Tributaria como a la Seguridad Social para solicitar el Numero de Identificación Fiscal de la empresa.

El cambio de domicilio social requiere ir al notario y registrar la modificación estatutaria en el registro Mercantil (suele tardar 15 dias hábiles) y no necesariamente supone trasladar personal, equipamientos o cadenas de producción. Eso supondría deslocalizar la empresa, una situación mucho más compleja, con consecuencias económicas y también sociales.

El cambio de domicilio fiscal requiere una notificación telemática a la Agencia Tributaria y es inmediato.

Una empresa puede tener la sede social en una población, la fiscal en otra, recibir la correspondencia en una tercera dirección y tener distintos centros de producción que no sean ninguno de los anteriores.